Feria de Osuna.

El toreo y la bravura se encuentran en Sevilla.

El viernes de feria ha tenido un claro triunfador en la figura de David Mora, que ha realizado la mejor faena a un toro del hierro de Moisés Fraile al que le cortó una oreja. Fue lo más destacado de una corrida que no acababa de romper hasta ese momento. También en el sexto Daniel Luque consiguió hacer una faena interesante que pudo acabar en triunfo, pero el torero no remató con los aceros. El Cid fue el peor parado en el sorteo y se fue de vacío.


El primero de la tarde no humilló nada en los primeros tercios. Recibió dos puyazos y puso en apuros a El Boni en la brega. El Cid se dobló muy bien con él en el comienzo de faena, toreando muy templado. Las dos primeras series diestras tuvieron ligazón y transmitieron al tendido. Por el lado izquierdo el toro se quedó más corto y presentó una embestida más descompuesta y cuando volvió a la derecha el de El Pilar ya no iba tan largo. Mató de estocada y falló con el descabello.
El cuarto denotó falta de fuerza en el recibo de capa y fue medido en el caballo, aunque se aquerenció en el peto y gastó ahí buena parte de su ímpetu. En las primeras series el toro perdió varias veces las manos y deslució el toreo que le planteaba el de Salteras. El Cid le dio distancia pero el toro siguió defendiendose, embistiendo sin clase, por lo que no pudo haber lucimiento. 
David Mora se encontró con un primer toro que claudicó varias veces en la primera serie. Tenía poca fuerza el de El Pilar, pero mucha calidad. Mora le dio una buena serie por la derecha, logrando que no se cayera. Al natural estuvo correcto, pero su toreo tuvo frío eco en los tendidos, destacaron muletazos por bajo con los que cerró su actuación. Mató de estocada y su labor fue silenciada.
En el segundo de su lote construyó la mejor faena de la tarde. Hubo una segunda serie de toreo largo y lento que despertó al público de la Maestranza. También fue buena la primera por el pitón izquierdo y en la segunda siguió subiendo el tono de la faena. En la tercera le prendió el toro y lo volteó. Se recuperó y le dio una serie diestra bajando la mano que tuvo gran profundidad. Terminó con estéticos doblones y se fue detras de la espada para culminar un triunfo de peso.
Daniel Luque comenzó la faena al tercero toreando al natural. Dio una buena tanda a pesar del viento y en el remate estuvo a punto de ser prendido. Cambió a la derecha y puso firmeza ante la molesta embestida del toro que, tanto por ese pitón como por el izquierdo, embestía sin fijeza y pegando siempre un molesto tornillazo. Estocada trasera.
Daniel Luque no quiso que la tarde se le fuera en blanco y se empleó en la faena al sexto, en la que destacó una primera serie por el pitón derecho y sobre todo brilló en el toreo al natural. Fue una faena sin música en la que Luque estuvo muy centrado con el último toro de su feria y se adornó muy bien al final con un buen toreo a dos manos. Escuchó un aviso antes de entrar a matar. El toro se distrajo mucho en la suerte suprema y la dificultó, de modo que la espada no funcionó y Luque se fue de vacío.
Real Maestranza. Viernes, 27 de abril de 2012. Tres cuartos de entrada. 
Toros de El Pilar  y uno de Moisés Fraile (5º), bien presentados y de juego desigual.
El Cid (verde esperanza y oro): silencio y silencio.
David Mora (de azul noche y oro): silencio y oreja.
Daniel Luque (de caña y oro con cabos negros): silencio y ovación tras dos avisos.


Alterativa (Alberto López Simón)

Lopez Simon, alternativa, oreja y cornada; Morante, toreria y arte.

López Simón vivió la cara y la cruz en el día de su alternativa. Para él fue el mejor toro de los de Núñez del Cuvillo y el toricantano lo aprovechó para cortar una oreja. Sin embargo, fue cogido al entrar a matar y tuvo que pasar a la enfermería. La tarde también deparó una buena actuación de Manzanares, muy por encima de sus dos toros, y tuvo detalles de Morante, sobre todo en el último toro de la corrida.


López Simón vio como el toro de la alternativa era devuelto a corrales por su debilidad. En su lugar salió un sobrero de nombre Juncoso, número 154 de 530 kilos, con el que Morante de la Puebla le dio la alternativa en presencia de José Mari Manzanares. Comenzó la faena con dos pases cambiados por la espalda y después echó las dos rodillas a tierra para dar una buena serie por la derecha. Las dos siguientes fueron ligadas y bien rematadas. También la tercera por ese pitón, pero al natural, con el toro más agotado, bajó la intensidad. Terminó con manoletinas y fue cogido al entrar a matar después de dejar una buena estocada. Cortó una oreja y pasó a la enfermería, sin poder salir a matar a su segundo enemigo.
El segundo de la tarde no dejó a Morante torear de capa y en la muleta se dejó lo suficiente para que el torero de La Puebla dibujara algunos muletazos buenos por el lado derecho. La faena no pudo tener continuidad debido a que el toro perdía las manos. Mató de media atravesada y su labor fue silenciada.
Manzanares se lució con el capote en el primero de su lote. En banderillas saludaron Juan José Trujillo y Luis Blázquez. En la primera serie diestra hizo al toro y en la segunda lo llevó más largo, exigiéndole más. En la tercera el toro se reservó más y Manzanares cambió de mano. A esas alturas el de Cuvillo estaba ya agotado y no pudo haber mas lucimiento aunque el torero trató de sacarle todo el partido. Mató de pinchazo y casi entera. Silencio.
El cuarto fue duramente castigado en varas y pronto apreció Morante que no era su toro. En la muleta probó al su enemigo por ambos pitones y abrevió, escuchando pitos como veredicto del público maestrante.
Manzanares puso variedad en el recibo de capa al segundo de su lote, alternando verónicas, chicuelinas, tafalleras y rematando con las dos rodillas en tierra. Hizo un quite por chicuelinas muy ajustado y Curro Javier protagonizó un tercio de banderillas memorable, saludando con su compañero Luis Blázquez. Manzanares comenzó la faena con dos buenas series por el pitón derecho en las que llevó mucho al toro. La tercera fue muy vibrante porque el toro transmitía mucho. Cambió a la zurda y hubo dos buenas series, la segunda ya con el toro más agotado. En el final destacaron un cambio de mano ligado con un molinete excelentes. Pinchazo y estocada desprendida. Ovación.
El sexto lo lidió Morante por la cogida de López Simón. El de La Puebla se reconcilió con la plaza en un quite por chicuelinas rematado con dos buenas medias que fue muy ovacionado. La faena de muleta la comenzó con ayudados por alto rematando con precioso trincherazo con la zurda. En la primera serie un extraño del toro le desconcertó y en la siguiente le tocó demasiado la muleta, de modo que hasta ahí llegó la faena: sólo detalles. 
Real Maestranza. Jueves, 26 de abril de 2012. Lleno de "no hay billetes".
Toros de Núñez del Cuvillo, el primero sobrero del mismo hierro, bien presentados y de juego desigual.

Morante de la Puebla (de tabaco y oro): silencio, pitos y ovación.
Jose María Manzanares (de azul marino y oro): silencio y saludos.
Alberto López Simón, que tomaba la alternativa, (de blanco y oro): oreja tras aviso en el único que mato.


Saludaron en banderillas Curro Javier, Juan José Trujillo y Luis Blázquez.


Oreja para Talavante

Alejandro Talavante también puntuó en su segunda y última tarde en la Feria de Abril. Cortó una oreja al tercero después de realizar la mejor faena de la corrida. El Cid también dejó buenos momentos, pero sus toros se agotaron pronto. Castella terminó su paso por la feria 2012 sin alcanzar la meta del triunfo.


El Cid recibió al primero de la tarde con lances en los medios sin esperar que nadie le cerrara al toro. El de Jandilla romaneó en el primer puyazo e hirió al caballo. En la muleta el torero de Salteras templó muy bien en la primera serie y fue a más en la segunda, rematada con un precioso pase de pecho. Destacó en ambas el ritmo lento de su toreo. Lástima que el toro se agotara tan pronto y cuando el torero cogió la muleta con la zurda tuvo poco más de media arrancada. El Cid estuvo firme y seguro y mató de buena estocada.
Al segundo de su lote lo recibió con lances en los medios. El de Jandilla estaba justo de fuerza y por eso se le midió en el caballo. Estuvo bien en la brega El Boni y saludaron Alcalareño y Pirri en banderillas. El Cid toreó sin probaturas y ligó una primera serie por la derecha muy buena. En la segunda su oponente acusó su falta de fuerza. El Cid supo mantenerlo en pie pero cuando cogió la zurda el toro se había acabado por completo. Insistió el torero hasta que el público comenzó a impacientarse. Mató de estocada efectiva.   
Sebastián Castella tuvo problemas para conectar con el público en la faena al segundo de la tarde. Después de dar un buen número de series sin llegar al tendido se pegó un serio arrimón para finalizar su actuación. Mató de buena estocada que dejó al toro sin puntilla. Silencio.
El quinto pesaba 590 kilos y fue el más complicado de la corrida. Por el lado izquierdo embestía con la cara muy suelta, pegando tornillazos y por el derecho sencillamente embestía sin clase. Castella siguió toreando por ese pitón hasta que el público le recriminó su insistencia.
Talavante toreó bien de capa a su primer toro, que fue cuidado en el caballo y tuvo mayor duración en la muleta, lo que aprovechó para dar tres series diestras ligadas y de buen trazo. Sonó la música y la siguiente serie al natural fue excelente y sobre todo muy lenta. En la siguiente bajó un poco el nivel y Talavante se adornó antes de culminar su faena con una buena estocada. Se le premió con una oreja.
Talavante también estuvo entonado con el capote y en el comienzo de la faena de muleta le molestó el aire. Esta vez su labor no pudo tomar vuelo porque al toro le faltó empuje y transmisión. Talavante lo intentó, pero no pudo haber triunfo. 
Real Maestranza. Miércoles, 25 de abril de 2012. Lleno.


Toros de Jandilla, bien presentados y desiguales, pero a menos en la muleta.
El Cid (de grana y oro): silencio y silencio.
Sebastián Castella (de nazareno y oro): sielncio y silencio.
Alejandro Talavante (de obispo y oro): oreja y silencio.
Saludaron en banderillas Javier Ambel, Alcalareño y Pirri.


Oreja y dos vueltas al ruedo para Ivan Fandiño.

El mano a mano entre Iván Fandiño y David Mora ha deparado contenidos interesantes. El triunfador de la corrida y en definitiva de este pulso entre toreros que son novedad esta temporada fue Iván Fandiño, que cortó una oreja y dio dos vueltas al ruedo, pero también David Mora hizo cosas interesantes pese a irse de vacío.
Iván Fandiño basó la faena al primer toro en la mano derecha y por ahí sacó partido a un animal de Victorino que se dejó hacer por ese pitón. Por el lado izquierdo era sencillamente intratable. Su labor tuvo mérito y mató de estocada. Ovación.
David Mora se estiró a la verónica a pesar de que el segundo se quedaba corto en el capote. El de Victorino manseó en varas saliendo muy suelto. En la muleta resultó más complicado que el primero, revolviéndose y buscando por el pitón derecho. Por el izquierdo David Mora pudo sacarle algunos muletazos, porque el toro era mas manejable por ahí aunque de embestida incompleta. Mató de estocada y descabello. Ovación.
Iván Fandiño vio con claridad que el pitón del tercer toro era el izquierdo. Por ahí le plantó cara y le dio dos series, una al hilo de tablas y otra en los medios que hicieron sonar la música. La tercera resultó menos limpia. Cambió a la derecha y comprobó que también por ahí el toro embestía humillado, perfilándose como el animal más completo de la interesante corrida de Victorino. Fueron dos series por ese pitón y se fue a por la espada, que utilizó con mucha eficacia, cortando una oreja.
David Mora salió espoleado por el triunfo de su compañero de cartel y recibió al cuarto con una larga cambiada y lances vibrantes que arrancaron una fuerte ovación de los tendidos. Brindó al público y dio un par de series por la derecha aprovechando la acometividad del toro en los primeros momentos, pero la faena no acabó de concretarse al ir a menos el toro. En el final de su labor derrochó valor quedándose muy cerca del toro y tragando mucho. Mató de pinchazo y estocada.
El quinto esperó en banderillas y llegó a la muleta embistiendo bien por el lado derecho, lo que Fandiño aprovechó para darle una primera serie prometedora. En la segunda llevó más al toro y lo toreó con la mano baja. En la tercera sufrió un enganchón y tuvo que cambiar de muleta, rompiendo el ritmo de la faena. Pero fue capaz de retomar en la siguiente serie diestra. Al natural el toro no iba tan largo y la faena fue un poco a menos. Mató de otra estocada contundente. Hubo petición de oreja y dio dos vueltas al ruedo, la segunda con protestas.
En el sexto se vivieron momentos de rivalidad en quites. Hizo uno por gaoneras Fandiño y replicó Mora con dos verónicas y media. Se lució en banderillas El Chano y David Mora se templó mucho al natural, por donde consiguió los mejores momentos de la faena. Fueron naturales lentos y de buen trazo a un toro que embistió con nobleza pero con poca transmisión. Mató de más de media y su labor fue silenciada.


Real Maestranza. Martes, 24 de abril de 2012. Dos tercios de entrada.


Toros de Victorino Martín, bien presentados y de interesante juego. 


Iván Fandiño (de rosa y oro): ovación, oreja y dos vueltas al ruedo tras petición.
David Mora (de rosa y oro): ovación, silencio y silencio.


Saludó  tras banderillear El Chano.


Torrestrella y Antonio Ferrera triunfan en la concurso

Lo tuvo fácil el jurado, pues en la concurso  menos brillante de las últimas ediciones sólo el animal de Torrestrella hizo méritos para hacerse acreedor al premio final. Ganó el animal de Álvaro Domecqpor hechuras y comportamiento aunque justo es decir que contó con un gran colaborador, su lidiador Antonio Ferrera, cuya apuesta tuvo premio para ambos contendientes, oreja al matador y vuelta al animal procedente de Los Alburejos. 



Tocadito de pitones y con cuello el Torrestrella peleó con clase en varas, arrancándose con alegría y metiendo los riñones en el peto. En la muleta acometió con vibración y respondió cuando Ferrera lo sometió por bajo en una faena vibrante por la acometida del animal y la entrega del torero, que sobre todo por el pitón derecho armó una faena interesante, luciendo al toro con generosidad. Antes, el extremeño despachó con habilidad unSanta Coloma bajo, abierto de cuna y astifino de Ana Romero que no se empleó en el peto y tuvo corto recorrido en la muleta, quedándose debajo y reponiendo tras el embroque.

El 'Graciliano' de Fraile, alto, estrecho y ofensivo, de avacadas hechuras, se arrancó desde los medios para luego salirse suelto del peto en cinco encuentros que se antojaron excesivos, pues el toro cantó siempre su condición en las primeras varas. Serafín no tuvo posibilidad de lucimiento, pues el toro probó antes de tomar el engaño y nunca se entregó. El deOsborne, serio y reunido, aprobó en el primer tercio pero llegó muy mermado a la muleta del catalán que administró su medida pujanza dando tiempos entre serie y serie y empujando con delicadeza su apagada acometida.



Alberto Álvarez pasaportó por delante un 'Villamarta' de Guardiola bajo y amplio, de generosa testa y romana que tardeó en varas -fue al toro que más midieron- y blandeó tras salir del peto. A pesar de cambiarlo con tan sólo dos pares de banderillas el toro no tuvo ni fuerza ni empuje en el último tercio. El 'Lisardo' de Adelaida que cerraba plaza fue devuelto por inválido y en su lugar salió otro de Ana Romero manejable y sin raza, que permitió un trasteo largo y afanoso del torero local.


Plaza de toros de La Misericordia.Lunes, 23 de abril de 2012. Corrida Concurso. Casi un tercio de plaza. 

Toros por este orden de Ana Romero, (deslucido), Juan Luis Fraile (descastado), Guardiola Fantoni (parado y sin fuerza), Torrestrella (Infeliz, n 98, castaño, 536 kg, de 04/07, bravo y encastado, premiado con la vuelta al ruedo),Osborne (desfondado) y Ana Romero (sobrero, fuera de concurso, manejable). 

Antonio Ferrera (de azul rey y oro): silencio y oreja.
Serafín Marín (de blanco y oro): silencio y silencio.
Alberto Álvarez (de azul marino y oro): silencio y silencio.



Los premios de la concurso, fueron finalmente los siguientes:


Trofeo Pinturas al mejor lidiador: Antonio Ferrera

Trofeo Fernando Moreno al mejor picador: Dionisio Grilo, de la cuadrilla de Ferrera por su actuación en el cuarto toro

Trofeo Ripamilán al mejor toro: 'Infeliz' de Torrestrella.

Tarde de ovaciones.

Ovaciones para Castella y Cayetano en una tarde movida, en la que el presidente devolvió dos toros a corrales, saliendo dos sobreros, de Parladé y Montealto que no dieron juego. Entre los titulares los hubo que se dejaron, especialmente el cuarto, al que Castella hizo la faena más entonada de la tarde, pero sin conseguir la meta del triunfo. 


Sebastián Castella se las vio en primer lugar con un sobrero de Parladé, ya que el titular fue devuelto por flojo. Castella ligó un par de series por el lado derecho y a partir de ahí el toro se vino abajo por completo, imposibilitando el lucimiento. Mató de pinchazo y estocada. Silencio.
El cuarto se lidió a pesar de las protestas de un sector de la plaza. Quedó demostrado que cuando a un toro se le da tiempo y la lidia adecuada, puede propiciar una faena interesante. Así fue y Castella brilló especialmente en las series por la derecha, construyendo una faena de mérito. La pena es que falló con la espada en el primer intento. Fue ovacionado.
Cayetano sorprendió al irse a recibir a su primero a portagayola. A la larga cambiada de rodillas siguieron lances que llevaron calor al tendido. El toro fue medido en el caballo. Carretero saludó en banderillas y Cayetano brindó al público. Comenzó la faena con ayudados por alto y a continuación dio un par de series por la derecha con buena disposición. También al natural lo intentó con un toro que no acababa de humillar ni de entregarse. Así era difícil que el público entrara en la faena. Mató de buena estocada y fue ovacionado.
La faena al quinto la comenzó sentado en el estribo y dio un cambio de mano muy bueno para rematar los muletazos iniciales. La primera serie diestra en los medios fue buena y tuvo como broche otro espléndido cambio de mano. En la siguiente sufrió algunos enganchones y bajó el tono. Al natural el toro tuvo más complicaciones y Cayetano no logró remontar. Mató de tres pinchazos y estocada. Silencio tras aviso.
Daniel Luque también vio como a su primero lo devolvían a chiqueros de forma precipitada. En su lugar salió un sobrero de Montealto que embistió con extrema sosería, de modo que el interés del torero chocó contra la incompetencia del toro. Mató con eficacia. Silencio.
La faena de Luque al sexto comenzó con dos buenas series por la derecha. La tercera fue al natural y más irregular, de ahí que volviera a la derecha, encontrando mayor complicación ahora por ese pitón. Tanto es así que estuvo a punto de ser cogido. Las esperanzas de que la tarde terminara en triunfo se fueron diluyendo. Mató de media baja.
Real Maestranza. Lunes, 23 de abril de 2012. Tres cuartos de entrada. 
Toros de Daniel Ruiz, Parladé (1º bis), Montealto (3º bis), de pareja presentación y manejables pero flojos.
Sebastián Castella (de grana y oro): silencio y ovación.
Cayetano (de azul pavo y oro): ovación y silencio tras aviso.
Daniel Luque (de azul marino y oro): silencio y palmas. 


Oportunidad aprovechada.

Alberto Durána quien la empresa tuvo el acierto de repetir tras su buena actuación del pasado domingo, no sólo ratificó esta tarde lo que ya mostrara hace siete días en esta plaza, sino que ofreció una mejor versión de sí mismo. Sin alharacas, serio en su estilo clásico, el zamorano pudo salir en hombros de haber manejado mejor espada y descabello. Salvador Barberán y Rafael Cerro fueron silenciados con una novillada de Monte La Ermita bonita de hechuras y de buen comportamiento.

El descabello dejó sin premio la primera faena de Alberto Durán. Contó el zamorano con un animal pronto, con recorrido y profundidad en la embestida, pero ya con el capote se volvió a atisbar su concepto. Hubo pique en quites con Cerro antes de una labor bien compuesta y bien descrita, tirando con aplomo del novillo, que tuvo su cenit en una gran serie con la mano zurda. Después de una estocada atravesada y una docena de descabellos, cambió la oreja por un par de avisos.

Se repitió la historia en el quinto, novillo que manseó en los primeros tercios pero acometió con vibración a la muleta hasta que se rajó. Durán se dobló por bajo primero y lo sometió después, fundamentalmente por el pitón derecho. Fue faena seria, enganchando al novillo por delante y ligando los muletazos con autoridad, pero los aceros volvieron a minimizar su actuación. No debería caer en saco roto el paso de este torero por Madrideste mes de abril, sobre todo de cara a las ferias que aún quedan por confeccionar.

Dos faroles de rodillas sirvieron de presentación a Rafael Cerro para saludar al tercero, ejemplar con más movilidad que clase, que escarbó entre serie y serie y se acabó pronto. El extremeño logró con la derecha, por donde el astado se desplazó mejor, los momentos más brillantes de una labor que no acertó a coronar de manera certera con los aceros. El sexto desentonó del conjunto pues no tuvo clase ni entrega. Novillo desagradable con el que Cerro sólo pudo justificarse.

Bonito de hechuras, noble, con ritmo y son, el único pecado del animal que abrió plaza fue su medida fortaleza en los primeros tercios, pues en la muleta de 
Salvador Barberán acometió con fijeza y celo. La faena del gaditano, algo deslavazada, no llegó al tendido. Luego estuvo largo rato con el castaño cuarto, manejable pero de poca raza, con el que tampoco encontró eco.



Plaza de toros de Las Ventas. Domingo, 22 de abril de 2012. Un cuarto de plaza. 


Novillos de Monte la Ermita, preciosos de hechuras, parejos, y de buen comportamiento. 


Salvador Barberán (de verde botella y oro): silencio y silencio tras aviso.
Alberto Durán (de verde manzana y oro): palmas tras dos avisos y ovación tras aviso
Rafael Cerro (de blanco y oro): silencio tras aviso en ambos. 


Saludó Víctor Nieto tras parear al cuarto.


Por la espada!

El Cid y El Fandi han hecho lo mejor de la tarde en la décimo primera del abono sevillano. Ambos estuvieron cerca del triunfo: El Cid después de una buena faena al quinto y El Fandi al aprovechar la embestida del sexto. El Cid perdió premio con la espada y a El Fandi se lo negó el presidente, teniéndose que conformar con dar la vuelta al ruedo.


El primero de la tarde estuvo justo de fuerza. Rivera Ordóñez puso banderillas de forma lucida. Muleta en mano, trató con suavidad a su oponente, procurando que no se cayera. Consiguió rematar una serie por la derecha y hubo poco más. Ante la falta de emoción del toro se fue a por la espada, aunque posteriormente exprimió las últimas embestidas del de Torreherberos. Concluyó su labor de estocada.
El cuarto fue otro toro de escaso fuelle que limitó mucho la labor de Rivera. Intentó cambiarlo de terreno pero el resultado fue nulo porque el de Torrehandilla embestía sin vida y defendiéndose. La labor del torero fue silenciada.
El Cid prefirió cuidar a su primer toro en el capote antes que buscar el lucimiento. El toro se derrumbó en el caballo y fue devuelto. En su lugar salió un sobrero de Montealto con seriedad y cuajo que tampoco estuvo sobrado de fuerza y como tal fue medido en el caballo. En banderillas saludó Alcalareño y El Cid se llevó al toro a los medios para iniciar la faena. En la primera serie el toro gazapeaba de forma molesta y mantuvo el defecto por el pitón izquierdo, uniendo el de mirar mucho. No era fácil el de Montealto y El Cid se midió con él en las series posteriores pero sin obtener resultado brillante porque el toro no lo permitía. Mató de pinchazo y estocada. Silencio.
El Cid toreó muy bien a la verónica al quinto, que embistió con más brío al capote. Brindó al público y citó desde los medios para ligar una primera serie sin probaturas. En la segunda el toro perdió las manos, rompiendo la tanda. La tercera serie fue mas redonda, muy bien abrochada con un pase de pecho. Y la cuarta siguió el tono ascendente. Cuando cambió a la zurda le molestó el viento y el toro no fue tan claro, por lo que volvió a la derecha y acortó distancia, dejándose llegar los pitones muy cerca. Pinchó en un primer intento y dejó una estocada. Fue ovacionado.
El Fandi toreó a la verónica muy bien en el recibo a su primero. Aunque se le midió el castigo en el caballo, el toro quedó justo de fuerzas. En banderillas brilló en un segundo par al violín y en el tercero, muy ajustado y entrando por dentro. El Fandi se empleó en sacar todo el partido al toro en la muleta y lo hizo a pesar de que el de Torrehandilla no transmitía nada. Mató de estocada y dos descabellos. Fue ovacionado.
El Fandi intentó levantar la tarde en el sexto. De nuevo se lució en banderillas y comenzó de forma vibrante la faena llevando al toro en buenos doblones. La primera serie también fue buena, el toro respondía y el torero ligaba. En la tercera se lo pensó mas y El Fandi cambió a la zurda, por donde consiguió muletazos estimables en la primera serie antes de que el astado se viniera a menos. Mató de estocada y hubo petición que el presidente consideró minoritaria y no concedió el trofeo. El Fandi dio la vuelta al ruedo.
Real Maestranza. Domingo, 22 de abril de 2012. Tres cuartos de entrada. 
Toros de Torrehandilla y uno de Montealto (2º bis), flojos y de variado juego.
Paquirri (de azul noche y oro): ovación y silencio.
El Cid (de azul marino y oro): silencio y ovacion.
El Fandi (de grosella y oro): silencio y vuelta al ruedo.


Triunfo de despedida.

El adiós de El Fundi a la plaza de Sevilla pudo terminar en triunfo. Se le pidió la oreja de su segundo toro, pero la presidencia no la concedió, por lo que el torero tuvo que conformarse con dar la vuelta al ruedo. Morante no tuvo toros aptos para desarrollar el toreo, por lo que sólo brilló en el quite que le hizo al cuarto de la tarde con tres verónicas y media muy buenas. Castella por su parte lo intentó en sus dos toros sin lograr cuajar faenas.


El Fundi recibió una ovación de bienvenida por parte del público de la Maestranza por ser la tarde de su despedida de esta plaza. Toreó con soltura a la verónica y remató con buena media. Brindó su faena al público y logró dar algunos muletazos buenos a un toro que reponía y se metía por dentro. Al natural tiró de oficio y logró ligar una serie de mérito. Fundi hizo gala de sus dotes de torero curtido para quedar por encima de un toro que no fue fácil. Mató de estocada trasera y fue ovacionado.
El Fundi se lució en el recibo a la verónica al cuarto y en un posterior galleo por chicuelinas. Morante hizo un bonito quite con tres verónicas y media que fueron lo mejor de su actuación. La faena del Fundi volvió a ser eminentemente técnica para sacar partido de un animal que se dejaba pero sin entregarse del todo. Hubo un momento, avanzada la faena, en el que sonó la banda y el torero la mandó callar, lo que provocó polémica en la plaza. Mató de pinchazo y estocada y se pidió una oreja que la presidencia no concedió. Dio la vuelta al ruedo.
Morante de la Puebla perdió el capote en el recibo a su primer toro y no pudo lucirse. En la muleta abrevió sin que al de Domingo Hernández se le apreciara mayor complicación, entre otras cosas porque no dio opción a verlo. Mató de media efectiva. Pitos.
Morante tampoco pudo brillar con el capote en el quinto. Con la muleta lo intentó con un toro molesto por llevar la cara muy suelta, pero no sacó nada en claro y el público se enfadó cuando falló con los aceros.
Sebastián Castella dio buenos lances a su primero. El toro se quiso quitar el palo en el caballo y El Fundi aprovechó su turno para hacer un buen quite por chicuelinas. En banderillas fue cogido Santiago Ambel después de colocar dos buenos pares, por fortuna sin consecuencias. Castella inició la faena con pases por alto sin inmutarse. El comienzo fue prometedor y también las primeras series pero después la faena se fue diluyendo porque el toro no acababa de entregarse y faltó limpieza. Estocada tendida. Silencio.
El sexto manseó de salida y Castella lo toreó con suavidad a la verónica en un quite. En la muleta se centró el de Garcigrande y Castella dio dos series diestras ligadas en las que aguantó la viva embestida del toro. A partir de ahí la faena se vino abajo porque el toro se desinfló y el torero no halló la limpieza adecuada.
Real Maestranza. Sábado, 21 de abril de 2012. Lleno.


Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (2º y 6º), de escaso juego.


El Fundi (de azulturquesa y oro): ovación y vuelta al ruedo tras petición.
Morante de la Puebla (de crema y azabache): silencio y leves pitos.
Sebastián Castella (de azul marino y oro): silencio y silencio.


Una cuadrilla de leyenda

La historia continua

El diestro José Mari Manzanares ha cortado cuatro orejas y ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe en una tarde histórica. El torero ha vuelto a cautivar a la afición de Sevilla con dos faenas plenas de talento y calidad. La tarde también deparó una buena faena de Talavante y el reencuentro de Juan José Padilla con la afición de Sevilla, que estuvo cargado de emoción.


La tarde comenzó con una ovación de bienvenida a Juan José Padilla que cargó de emoción el ambiente. El torero volvía a Sevilla después del terrible percance de Zaragoza. Después de protagonizar un buen tercio de banderillas, Padilla brindó el toro del reencuentro al público de la Maestranza y se gustó en una primera serie de derechazos vertical y metiendo los riñones. En la segunda el de Victoriano del Río estaba prácticamente desfondado. Tuvo fuelle para un par de tandas por el izquierdo en las que también hubo buenos muletazos. Al final se arrimó y mató de pinchazo y estocada. Fue ovacionado.
Al segundo de su lote lo toreó muy bien a la verónica. En cambio, el tercio de banderillas fue irregular, salvándolo con un último par al violín. Comenzó sentado en el estribo con buenos muletazos con la rodilla flexionada. La pena es que el toro se paró y no transmitió nada, desluciendo todos los intentos del torero jerezano. Insistió hasta que el animal se rajó por completo y mató de buena estocada. Ovación.
Manzanares puso variedad y calidad en el recibo de capa al segundo de la tarde. Talavante hizo un buen quite por delantales en su turno. En la muleta comenzó al natural llevando al toro, haciendo su embestida. En la segunda tanda ya ligó y subio el tono ambiental. Pasó a la derecha y se gustó, rematando con un largo cambio de mano. Siguió con otra serie mas con la derecha y cambió a la zurda. Remató con una tanda ligada por la derecha abrochada con un gran pase de pecho. Mató recibiendo y cortó dos orejas.
En el quinto completó una tarde para la historia. Para empezar, dio buenos lances a la verónica. El toro derribó al caballo de picar y en banderillas la cuadrilla de Manzanares le hizo la lidia perfecta, brillando Curro Javier en la brega y con los palos Juan José Trujillo y Luis Blázquez. Los tuvieron que saludar montera en mano. Muleta en mano, Manzanares supo dar tiempo al toro y templarlo al natural desde el primer momento. Con la derecha hubo dos series al ralentí. El toro hizo amago de rajarse pero Manzanares lo aguantó a base de temple y de hacerlo todo con mucha cabeza. Hubo una serie al natural esplendida rematada con un trincherazo. La que siguió por la derecha fue sublime por trazo y duración de los muletazos. El público en ese momento era consciente de estar asistiendo a una faena memorable. Manzanares volvió a citar en la suerte de recibir y aguantó hasta un parón del toro antes de dejar una estocada hasta la bola.
Talavante se llevó al tercero a los medios y comenzó toreando con suavidad por el lado derecho. Fueron tres series dejando la muleta y ligando. A la tercera sonó la música. Al natural lo llevó y aguantó parones del toro. Volvió a la derecha y dio paso a un toreo variado con aroma mexicano. Terminó con bernardinas ajustadas y recetó una estocada. Oreja.
El sexto fue más complicado en el capote, sin prestarse al lucimiento. Talavante brindó al público y sacó mucho partido a un toro que tuvo mas que torear. Logró series de mérito tanto por el lado derecho como al natural. Construyó una faena de mucho mérito y al final se pegó un serio arrimón hasta exprimir la última embestida del toro. Pinchó antes de dejar una buena estocada y fue ovacionado.


Real Maestranza. Viernes, 20 de abril de 2012. Lleno de "no hay billetes".


Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés, bien presentados y de excelente juego. 


Juan José Padilla (de tabaco y oro): ovación en ambos.
Jose María Manzanares (de azul noche y oro): dos orejas y dos orejas.
Alejandro Talavante (de caña y oro): oreja y silencio.


Gran cartel por San Pedro Regalado

Ya están en la calle los carteles de la próxima feria de San Pedro Regalado de Valladolid, que está compuesta por una corrida de toros y dos novilladas sin caballos. El eje de la feria se centra en la corrida del domingo dia 13 de mayo en la que actuarán Morante de la Puebla, El Juli y Jose María Manzanares para estoquear reses de Hnos. García Jiménez. 


Por otro lado, el dia 12, con erales de Olga Jiménez Fernández, se anuncian los novilleros sin picadores Jorge Sahagún,Borja ÁlvarezJosé Ángel FuentesDavid de MirandaJosé Antonio Heredia y César Valencia.


Del mismo modo, el lunes 14, se celebrará otra novillada de promoción paraJavier CasaresJesús Gómez 'El Roque'Jesús NietoAbel Robles,Alejandro Pavón y Juan Antonio Pérez, que lidiarán un encierro de la ganadería Peña de Francia.  


Monte la Ermita sustituye a Guadalmena en Madrid

La novillada de Guadalmena anunciada para este domingo no se lidiará finalmente en Las Ventas después de que en el reconocimiento efectuado el equipo veterinario se hayan rechazado tres ejemplares y el ganadero haya decidido llevarse el encierro completo. En su lugar se lidiará una novillada de Monte La Ermita y probablemente será mañana cuando pase el reconocimiento veterinario. El cartel de este domingo queda así: Novillos de "Monte La Ermita" para Salvador Barberán, Mario Alcalde y Rafael Cerro.


Sangre y ganas de la tierra frente a buenos fuenteymbros

Dos sevillanos triunfaron en la séptima de abono. Antonio Nazaré hizo una faena importante al quinto de la tarde, que le hiró en su pierna derecha, y Esaú Fernández corto una oreja al sexto después de conseguir buenos momentos sobre todo sobre la mano izquierda. Ambos tocaron pelo y se convirtieron en los primeros triunfadores del ciclo continuado de festejos en la Real Maestranza sevillana.
Salvador cortés planteó el comienzo de la faena al primero de la tarde en los medios. El de Fuente Ymbro se arrancó con alegría y ligó una serie molestada por el viento. Una tanda tropezada por la derecha precedió a dos al natural con las que elevó el tono de la faena. Siguieron dos series diestras ligadas que hicieron sonar la música. Cuando lo intentó de nuevo al natural el toro se rajó y Cortés improvisó unos doblones finales. Estocada desprendida. Ovación e intento frustrado de dar la vuelta al ruedo.
El cuarto fue un toro complicado porque se movía a la defensiva por su falta de fuerza. Salvador Cortés lo intentó pero el toro deslucía las series con cabezazos y embestidas bruscas. Dos pinchazos y media atravesada.  
Antonio Nazaré se las vio en primer lugar con un animal lastimado que renqueaba de los cuartos traseros. En la primera serie el de Fuente Ymbro se cayó y después embistió con brusquedad por el lado izquierdo. El público se impacientó al ver la debilidad del toro y no dio importancia a lo que hizo el torero. Mató de estocada. Silencio.
El quinto, un toro muy serio, lo brindó al público y toreó en redondo sin probaturas. Hubo dos primeras series cortas, templadas y ligadas. En la tercera, dejandose llegar al toro de lejos, rompió la faena. Fueron tres y el de pecho, muy encajado el torero. El de Fuente Ymbro comenzó a orientarse en la siguiente serie y como el torero le tragó mucho le dio una voltereta espeluznante, resultando herido en la pantorrilla. Se repuso y reaccionó con valor, completando una faena con mucho mérito. Media efectiva. Oreja.
Esaú Fernández se fue a portagayola en el tercero y después sufrió un inoportuno desarme. Remató con revoleras. La faena de muleta no acabó de tomar vuelo limitada por un toro que no acababa de rematar sus embestidas. Esaú insistió, ligó algunas series por ambos pitones y al final probó a acortar la distancia. Todo sin demasiado eco en el tendido. Mató de estocada desprendida.
Al sexto también lo recibió en la puerta de chiqueros con un farol de rodillas. Con la muleta comenzó sin probaturas previas al natural. En la segunda serie el toro probó y en la tercera le cogió el sitio al natural. Tres tandas por ese pitón y una más por la derecha crearon buen ambiente. La faena fue a más y poco a poco se creó ambiente de triunfo. Como la espada fue eficaz, Esau se apuntó al carro del triunfo cortando una oreja.
Real Maestranza. Miércoles, 18 de abril de 2012. Media entrada.


Toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados y manejables.


Salvador Cortés (de azul rey y oro): ovación y silencio.
Antonio Nazaré (de lila y oro): silencio y oreja.
Esaú Fernández (de corinto y oro): silencio y oreja.


Parte médico de Antonio Nazaré: "Herida incisa por asta de toro en región gemelar derecha que interesa musculatura del gemelo. Se evacua hematoma, hemostasia y sutura aponeurontica. Prónostico: Leve" Dr. Octavio Mulet Zayas.


Dos que quieren ser toreros.

El primero de la tarde se mostró limitado de fuerza de salida. Fue medido en el caballo y en el comienzo de faena se coló en el primer pase de pecho. A partir de ese momento el toro miró y se acordó de lo que dejaba atrás. Antonio Barrera lo toreó con oficio por el derecho y también al natural consiguiendo más de lo que el toro ofrecía. Mató de media contraria y dos descabellos. Silencio tras aviso.
Antonio Barrera se lució con el capote en el cuarto, en lances a la verónica que gustaron al público. En la muleta se mostró de nuevo muy dispuesto ante un toro de Cuadri de 650 kilos que también pesó mucho en la muleta. Firme y seguro, sacó todo lo que pudo por ambos pitones hasta que el animal se agotó. Mató de estocada desprendida y varios descabellos.
Javier Castaño se mostró dispuesto en el recibo de capa al segundo de la tarde. Con la muleta hizo andar a un toro apagado y soso que siempre embestía con la cara alta. A base de dejar la muleta puesta y de tirar de su enemigo logró arrancarle muletazos de mucho mérito. Después se metió entre los pitones y expuso mucho con valor seco. Pinchó antes de dejar una buena estocada y tuvo que descabellar. Ovación tras aviso.
El quinto se revolvió en el capote poniendo en aprietos a Castaño. En banderillas se lució David Adalid y Castaño le plantó cara en la muleta con la montera calada. El toro conservó su complicación y la faena transcurrió de manera tensa dado el peligro del toro. El torero volvió a demostrar gran valor en un arrimón final. También en éste falló con la espada: pinchazo y estocada tendida.
El tercero derribó de forma espectacular al caballo de picar en el primer encuentro y manseó en el segundo puyazo. En la muleta fue el más manejable y Alberto Aguilar lo aprovechó en un estético comienzo con la rodilla flexionada y en una serie diestra ligada. Por el pitón izquierdo se revolvió y no tuvo un pase, por lo que Aguilar volvió a la derecha para subir de nuevo el tono de la faena. Sonó la música y un desarme rompió el hilo cuando ya el toro se venía abajo. Mató de estocada y dos descabellos. Lo que pudo ser un triunfo quedó en ovación.
El sexto tuvo mucha más complicación. Miraba y echaba la cara arriba a mitad del muletazo, desluciendo las suertes. Aguilar lo intentó y de uno en uno logró sacarle naturales que tuvieron mérito. Por la derecha el toro se reservaba más pero también por ese pitón le buscó las vueltas. Fue una actuación seria que prolongó hasta exprimir todas las embestidas del de Cuadri. Volvió a fallar con espada y descabello y su labor fue silenciada tras escuchar un aviso.


Real Maestranza. Martes, 17 de abril de 2012. Media entrada. 


Toros de Hijos de Celestino Cuadri, bien presentados pero de escaso juego. 


Antonio Barrera (de azul cielo y oro con cabos negros): silencio tras aviso y silencio.
Javier Castaño (de azul cielo y oro): ovación tras aviso y silencio.
Alberto Aguilar (de azul pavo y oro): ovación tras aviso y silencio tras aviso.


Saludó tras banderillear David Adalid.

Oreja de peso para Adame.

El mexicano Joselito adame ha hecho lo mas destacado en la Maestranza en la quinta de abono, festejo en el que se han lidiado los toros del Conde de la Maza, que han dado un juego desigual. Adame ha construido en el sexto la faena más emocionante de la tarde además de lucirse con el capote y de matar bien, lo que le ha valido el único trofeo.

El primero de la tarde avisó de su peligro a las primeras de cambio, poniendo los pitones en la hombrera a Luis Bolívar en el tercer muletazo. El torero no se afligió e intentó sacarle partido planteando los muletazos de uno en uno, sin intentar ligar. El toro poco a poco acortó su viaje y no hubo posibilidad de faena. Mató de pinchazo y estocada. Silencio.
El segundo de su lote fue un toro complicado. Se cernía por dentro y buscaba al torero. Bolívar logró meterlo por el pitón derecho a base de sobarlo y de llevarlo muy tapado. Tuvo mérito su labor y llegó incluso a sonar la música, teniendo que parar al ser desarmado. Posteriormente volvió a lograr una serie por la derecha y se fue a por la espada, culminando su meritoria actuación con una estocada. Fue ovacionado.
Salvador Cortés vio pronto que el pitón bueno del segundo toro de la tarde era el izquierdo y por ahí consiguió tres series con buenos muletazos. Cambió a la derecha y también dio una tanda bien rematada con largo pase de pecho. A partir de ese momento acortó distancia y exprimió las últimas embestidas del toro del Conde. Mató de media y fue ovacionado.
En quinto lugar se las vio con un toro tardo al que le costaba embestir y al que entendió mejor con la derecha que al natural. La faena no caló en los tendidos a pesar del esfuerzo de Salvador Cortés por hacer andar al toro. Mató de media desprendida.
El tercero fue un toro manso que huyó de todo en los primeros tercios. En la muleta Joselito Adame consiguió fijarlo y hasta ligar una buena serie por la derecha, pero el animal sorprendentemente se echó al final de la misma. Volvió a hacerlo en la siguiente y Adame no tuvo más remedio que irse a por la espada. Mató de estocada defectuosa y fue ovacionado.
Adame consiguió fijar la atención del público en un quite por lopecinas que le hizo al sexto. Comenzó la faena con estatuarios rematados con un bonito pase de desprecio y dio una buena tanda de naturales. También por la derecha ligó una serie buena rematada con un airoso trincherazo. Quiso seguir pero el toro hizo por rajarse y sufrió un inoportuno desarme. Bonitos naturales a pies juntos con el toro rajado pusieron punto final a su faena. Una labor que, bien rematada con la espada, le valió para conseguir el único triunfo de la corrida.
Real Maestranza. Lunes, 16 de abril de 2012. Media plaza.
Toros de los Hdros. del Excmo. Sr. Conde de la Maza, bien presentados y de juego desigual. 
Luis Bolívar (de rosa y oro): silencio y ovación.
Salvador Cortés (de nazareno y oro): ovación y silencio.
Joselito Adame (de blanco con hilo blanco): ovación y oreja.

Puerta grande para Ángel Puerta en Talamanca.

El novillero jerezano Ángel Puerta ha salido a hombros en el festejo celebrado esta tarde en la localidad madrileña de Talamanca del Jarama, donde ha actuado junto a Miguel Hidalgo, que ha paseado un trofeo, en la lidia de un manejable encierro de El Retamar.

Plaza de Toros de Talamanca del Jarama (Madrid). Lunes, 16 de abril de 2012. Tres cuartos de entada. 

Novillos de El Retamar, manejables en conjunto. El tercero fue aplaudido en el arrastre. 

Miguel Hidalgo (de grana y oro): Oreja y silencio;
Ángel Puerta (de negro y azabache): Silencio y dos orejas.